Blogia
HERMANOS MARISTAS 125 AÑOS EDUCANDO EN COLOMBIA- 1889 - 2014

LOS MARISTAS - 125 AÑOS EDUCANDO EN COLOMBIA

LAS RAÍCES MARISTAS EN COLOMBIA

(1889 – 2014)

 La Comunidad de los Hermanos Maristas es una congregación religiosa católica dedicada a la educación de niños y jóvenes, y que forma parte de la Gran Familia Marista. Fue fundada el 2 de enero de 1817 en La Valla-en el valle de Gier, Loira, Francia, por San Marcelino Champagnat (1789-1840). Champagnat, al fundar los hermanos se propuso como objetivo “Formar buenos cristianos y buenos ciudadanos, y les presenta a María como modelo de educadores y educandos en su predilección por la sencillez, el trabajo y la vida de familia”, con el lema:  “Todo a Jesús por María y Todo a María para Jesús”. Los Hermanos Maristas que son   unos 3.800 alrededor del mundo, se dedican a dirigir escuelas primarias y secundarias, universidades, escuelas industriales, orfanatos, centros de salud y casas de acogida en 79 países de los cinco continentes: Europa, África, América, Asia, y Oceanía.

 En Colombia, a raíz de la nueva Constitución de (1886), y de la firma del concordato con la Santa Sede (31/12/1887),  se originó la organización de Sociedades de Padres de Familia para crear escuelas y colegios privados para dar educación cristiana a sus hijos. El articulo 11 del concordato dice: “la Santa Sede prestará su apoyo y cooperación al gobierno, para que se establezcan en Colombia instituciones religiosas que se dediquen preferentemente al ejercicio de la caridad, a las misiones, a la educación de la juventud, a la enseñanza en general y a otras obras de utilidad publica y beneficencia”. Apenas fueron conocidos en Colombia los términos del concordato, se procedió a pedir religiosos docentes para la dirección de las escuelas publicas, y el 3 de agosto de 1888, el Hno. Teófano, Superior General, ante la invitación que recibió, dirigió una carta al General Vélez, Ministro de Colombia ante el Vaticano, dando respuesta a su petición de Hermanos para Colombia, prometiéndole Hermanos para la dirección de dos escuelas en el Cauca. Finalmente el 26 de marzo de 1889, se firma en Roma el contrato por el cual los Hermanos se  comprometen a dirigirlas. Los  siete hermanos europeos llegaron a Popayán el 26 de noviembre de 1889,  y tomaron posesión de la escuela oficial el 4 de diciembre, iniciando clases el 20 de enero de 1890 con cerca de 300 alumnos.

 La primera fundación fue en Popayán, y su semilla marista fecundó a lo largo de 125 años, ciudades como Cali, Buga, Palmira, Tuluá y Cartago en el Valle del Cauca; Pasto, Ipiales, Pupiales, Túquerres y El Tambo, en Nariño; Santander de Quilichao y Bolívar en el Cauca; Neiva, Timaná, Pital, y Elías en el Huila; Ibagué en el Tolima; Bogotá en Cundinamarca; Pereira en Risaralda; Quibdó en el Chocó; Riohacha en la Guajira; Duitama en Boyacá; Itagüí, Medellín, y Sonsón, en Antioquia; Sibundoy, Santiago, y San Francisco en el Putumayo; Villavicencio en el Meta. Lastimosamente varias de las 150 fundaciones desaparecieron por la guerra de los mil días o por circunstancias políticas posteriores. En la actualidad, al cumplir los 125 años en Colombia, la Comunidad Marista continúa educando sus más preciados tesoros: los 11.300 niños y jóvenes estudiantes, a través de las 16 obras maristas y 4 casas de encuentros y convivencias que regentan en Pasto, Ipiales, Popayán, Cali, Armenia, Pereira, Manizales, Medellín, Ibagué, Villavicencio y Bogotá, orientados por 1.400 Hermanos y docentes comprometidos y varios centenares de trabajadores de apoyo.

 A lo largo de las historia, varios centenares de Maristas han alumbrado caminos en las almas de los jóvenes y de la patria, y con ellos, una legión de educadores  administrativos y empleados, han trabajado de sol a sol en los colegios y escuelas en las labores del surco, posibilitando y apoyando la labor de las siembras y las canciones de la cosecha, formando la gran familia Champagnat.  Lugar de preferencia ocupan en ella los Padres de Familia, que confían sus hijos  a los discípulos de Champagnat, y los exalumnos de quienes se enorgullecen los Maristas. Ellos, son su legítima descendencia.

 La opción por los pobres es el acicate que anima el caminar a lo largo de la historia marista en Colombia; la preocupación por los más necesitados ha sido una constante en todos los lugares donde se ha hecho presencia en estos 125 años; hasta el día de hoy se hace presencia efectiva y sin importar las dificultades en muchas zonas de inserción y de misiones; varias obras educativas tienen también carácter gratuito. 

 En el año jubilar de esta maravillosa odisea educativa en Colombia, damos gracias a Dios, a María Santísima, nuestra patrona y primera superiora y a San Marcelino Champagnat, nuestro fundador, por haber permitido que esta magna obra siga pujante haciendo crecer RAÍCES MARISTAS EN COLOMBIA.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres